La Noción
 
   Lunes, 27 de Mayo de 2019 - 7:08 am | Santos de hoy: Agustín de Cantorbery, Ranulfo, Eutropio | Actualizado: 1:57 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Miércoles, 11 Marzo 2015

BALCÓN GLOBAL



CUIDARSE PUEDE ser fácil, si se toman unas pautas no siempre basadas en los medicamentos y en la medicina tradicional: un poco de ejercicio, integrar frutas y verduras en una dieta frugal, y proponerse tomar remedios naturales no agresivos. La mayoría de las enfermedades vienen por abusos —las degenerativas— o son un esfuerzo del organismo por liberarse de una carga tóxica, en la mayor parte de los casos. Saber que la leche de alpiste, por ejemplo, combate el colesterol y es un potente medio para eliminar grasa en las arterias hace que me pregunte por qué los médicos convencionales no la recetan y, en cambio, sí medicamentos con tantos efectos secundarios. Evitemos lo que envejece y fortalezcamos lo que mantiene joven al organismo. La sangre se renueva constantemente y puede ser cada vez más fresca y potente, con mayores cualidades; es nuestro combustible y deberíamos ser educados desde el principio con estas ideas.
   Precisamente cuando se habla de educación, pienso que en mi generación se utilizó para mantenernos disciplinados y poco molestos. Ha llegado esta altura de los tiempos en la que se valora de otra forma —más cualitativa— y, también, una cierta rebeldía para ausentar el inmovilismo que provocó aquella derechona y tácita proclama provinciana que no era ni más ni menos que nada perturbase lo instituido, lo autorizado. Han cambiado los tiempos, como digo, pero se puede pecar también de equivocar los términos. La educación que use de ciertas formas convencionales, discretas, que trate con deferencia a los semejantes no debe tener la connotación de reaccionaria, ni mucho menos de debilidad. Al contrario, es el gran respeto preciso hoy para el progreso. Y este se da cuando se es pulcro con el mismo idioma, la sangre que mueve lo social. Decía un poeta como Luis Rosales que el idioma es nuestra patria. Quien no ha aprendido bien su lengua no ha aprendido a vivir; quien habla mal, vive a traspiés. Cuidar nuestro cuerpo y nuestro idioma es toda una aportación personal y un gran avance que podemos profesar a la sociedad.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia











Esta págna fue generada en 0,092 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción