La Noción
 
   Viernes, 06 de Diciembre de 2019 - 1:23 am | Santos de hoy: Nicolás, Leoncia, Día de la Constitución | Actualizado: 9:34 pm
oTienda oTienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro  App App   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 04 Noviembre 2014

BALCÓN GLOBAL



TODOS LOS Santos se ha vuelto a celebrar con ahínco en España. Su origen se relaciona con la persecución de los cristianos por el emperador Diocleciano (284-305) quien incrementó tanto el número de mártires que era imposible su veneración por separado, surgiendo la necesidad de la rememoración grupal. No concibo la vida sin conmemoraciones ni festejos periódicos, tal como está montado, pero mejorándolo y, si cabe, intensificándolo. A esta fiesta católica del primero de noviembre le salió en su día una competidora protestante estadounidense que se ha infiltrado a través del hedonismo propio de nuestro país. El cine, la televisión y los libros de rápida lectura han contribuido lo suyo para que Halloween alcance cada vez mayor cota de participantes. Pero está claro que lo autóctono, las visitas a los cementerios —para honrar a quienes han cambiado la Tierra por otro lugar de residencia—, no ha perdido tampoco adeptos. Se juntan las dos versiones, una más lúdica y otra más trascendental, y ambas cumplen con una de las funciones de cualquier evento humano: hacer más llevadera la vida.
   Año tras año Halloween se apodera de la añeja veneración del también llamado día de Todos los Difuntos. Se siguen comprando flores y visitando cementerios con profusión para honrar a los que ya no están, pero el recogimiento, el silencio respetuoso o la emulación de los antepasados dejan paso al jolgorio y la algarabía bajo disfraces monstruosos y sobre todo entre las nuevas generaciones. Una desmitificación de la muerte que divierte especialmente a los niños quienes celebran hasta en sus centros escolares concursos de disfraces tenebrosos que, en la mayoría de los casos, ponen a disposición de los consumidores los avispados empresarios chinos. La muerte es parte de la vida. Es un tránsito, también, a una vida mejor. Mientras tanto hay que luchar por un mundo más justo en el mismo planeta, donde cada día, con el simple gesto de abrir un periódico comprobamos, como decía Edmund Burke, que para que triunfe el mal solo es necesario que los buenos no hagan nada.



Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia









Esta págna fue generada en 0,140 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción oTienda