La Noción
 
   Domingo, 26 de Mayo de 2019 - 9:11 pm | Santos de hoy: Eleuterio, Zacarías, Cuadrado, Simitrio | Actualizado: 1:57 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 09 Marzo 2015

BALCÓN GLOBAL



SE ACABA de celebrar el día internacional de la Mujer y, lógicamente, se preconizan las conquistas sociales femeninas, su equiparación con los derechos del hombre y poder ejercer ya profesiones antes impensables para ellas, junto a tantos aspectos en los que históricamente han estado relegadas, yendo un paso al menos por detrás de los varones. Sin embargo, pienso que se está dando la vuelta a la tortilla y que la sociedad actual puede llegar a comportarse de forma matriarcal. ¿Por qué?
   Porque suelen ser más inteligentes las mujeres que los hombres, no en vano se alaba la famosa intuición femenina; porque hoy por hoy cada vez hay más leyes de protección a la mujer (muy justificables, pero desnivelan su poder) y por otra razón: son siempre más hermosas, incluso si son feas. Es casi una insinuación supersticiosa apreciar un lado malvado, diabólico y a veces profético en las mujeres excesivamente bellas. En la antigüedad, se las consideraba brujas; muchas, condenadas a la hoguera; o en el extremo opuesto, semidiosas, sibilas. El hombre es proclive a cierta subyugación (depende del grado de fortaleza y de entrenamiento de cada cual) por la belleza de las mujeres. Siempre se dijo que tiran más dos tetas que dos carretas —entre los heterosexuales, claro, aunque es trasladable a las distintas prácticas de vida y sexualidad— y un hombre enamorado es más vulnerable que una mujer en la misma situación porque se entrega por completo en su mismo amor y llega un momento en que solo es reflejo de sí mismo cuando mira a su amada. Las sonrisas del rostro amado son varas de medir las acciones; la entrega en la adoración es desmedida para el hombre y la mujer sabe controlarla más —incluso enamorada— dosificándola. Y la instrumentaliza, quizá porque ha tenido que arreglárselas de otra forma a lo largo de los tiempos.
   Es la gan habilidad de casi todas las mujeres junto con la indiferencia, un ingrediente más, a usar en el momento adecuado. Las mejores espías de la historia han sido las mujeres amantes. Pueden tacharme —yo qué sé— de machista, de trasnochado, pero cuidado con un matriarcado integral: abundará el macho dominado, como antes las hembras. Y tampoco es eso.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia











Esta págna fue generada en 0,125 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción