La Noción
 
   Sábado, 20 de Abril de 2019 - 12:57 pm | Santos de hoy: Teodoro, Sulpicio, Serviliano | Actualizado: 7:30 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Miércoles, 21 Mayo 2014

BALCÓN GLOBAL



LA CIFRA de los desahucios aumentó: han sido casi 50.000 en el último cómputo anual. Ya es hora de que España viva una situación de estabilidad. Cuando irrumpió la crisis, el sistema financiero español estaba condicionado por un gran endeudamiento junto a una alta concentración de activos hipotecarios. La caída de la construcción y el aumento del desempleo produjo el deterioro financiero, generándose una anormal morosidad y aumentando los impagos. Los distintos gobiernos se vieron ante la disyuntiva de sanear entidades bancarias y permitir fusiones y absorciones, obviando los créditos a familias y pequeñas y medianas empresas. En gran parte, a costa de los impopulares y retrógrados recortes sociales, aumento del IVA y otros impuestos que han llevado a la nación a una angustia sin igual, sin equidad social y reducido drásticamente el crecimiento. La falta de vivienda protegida, el paro descomunal, la desprotección de los trabajadores mayores de cincuenta años, el endurecimiento de las pensiones al establecer mayor edad para cobrarlas —con más años de cotización y la percepción de importes de menor cuantía— presentan un panorama nada alentador. Sin embargo, un cambio radical es posible, empezando por acciones conjuntas que favorezcan la inversión privada. Por ejemplo, si se les aportaran a los tres millones de empresas pequeñas, facilidades importantes para contratar a personas en situación de paro prolongado, el problema podría paliarse solo con que cada una afiliase un solo trabajador; además de un aumento del salario mínimo (que favorecería el consumo), la reinversión orientada de los beneficios, volver a activar la inversión en investigación, junto a una formación en las áreas precisas y la calidad de la producción, la cooperación internacional y la búsqueda de objetivos solidarios, acabando por otro lado con la corrupción política que tanto menoscabo ha causado en la economía. La inversión pública debe tener en cuenta la promoción de objetivos similares, apoyando las nuevas ideas, incrementando las exportaciones y haciendo valer la persistencia generacional de la nación, implantando una renta básica e incluso imitando el ejemplo de Islandia.











Esta págna fue generada en 0,094 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción