La Noción
 
   Lunes, 25 de Marzo de 2019 - 12:41 am | Santos de hoy: Anunciación del Sr., Agapito, Dimas, Encarna, Viernes Santo | Actualizado: 7:08 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 30 Marzo 2015

BALCÓN GLOBAL



NO ES tan fácil llamar a las cosas por su nombre. Al menos, a veces. Lo ideal es que las acepciones se ajustasen lo más posible a la realidad para vivir con la calidad que corresponde. Pero estamos atravesando tales crudezas y desazones que preferimos suavizar rigores, edulcorar asperezas, ocultar lo grotesco, disimular lo agrio, lo chapucero, engañándonos a nosotros mismos. Como si así el perjuicio fuese menor. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Llamemos subdesarrollo al paro; despilfarro, a la deuda pública; supresión, a los ajustes o recortes; expolio, a los impuestos; soborno, a esas raras subvenciones o extrañas donaciones. ¿Por qué lo llaman democracia cuando quieren decir demagogia? ¿Por qué lo llaman información cuando quieren decir propaganda? ¿Por qué lo llaman justicia cuando quieren decir privilegio, impunidad, ajustes de cuentas? ¿Por qué lo llaman estado de derecho si la ley ya no es igual para todos? ¿Por qué lo llaman corrupción como si fuera algo genérico, un mal difuso inherente a la política, si es tropelía a trochemoche, robo descarado, atraco homicida, latrocino a espuertas? ¿Por qué lo llaman interrupción de la maternidad si quieren decir aborto asesino?
   La mixtificación forma parte de la vida cotidiana. Hay quien suele presentar de distintas maneras su visión de la realidad según el receptor al que se dirija. Y hay quien vive las veinticuatro horas del día regodeándose en la hipocresía. También quien, por determinadas situaciones, se ve obligado a asumir una actitud de tipo hipócrita, caso en el que podríamos encuadrar a aquellas personas que por cuestiones de fuerza mayor, por ejemplo, para conservar un trabajo, se ven conminados a situaciones que no coinciden con sus auténticos valores. Si somos sinceros, es difícil concebir al ser humano carente de una absoluta hipocresía. El mismo hecho de que seamos finitos también nos hace influenciables y contradictorios. La hipocresía forma parte de nuestra vida, como auxilio, como protección o como excusa; pero lo sano es no estar subyugados por ella.












Esta págna fue generada en 0,094 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción