La Noción
 
   Sábado, 07 de Diciembre de 2019 - 6:02 pm | Santos de hoy: Ambrosio, Martín, Eutiquiano | Actualizado: 12:36 pm
oTienda oTienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro  App App   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 03 Noviembre 2015

BALCÓN GLOBAL



LAS REDES sociales está claro que han neutralizado de alguna manera el efecto del cuarto poder, aunque este es todavía muy predominante. Los medios de comunicación social crean opinión —si no, ¿a ver quién o qué?— y mantienen la dinámica de las distintas fuerzas vivas, pero donde la gente ha tomado conciencia de que realmente sí puede influir en el devenir de su propio futuro es con la respuesta masiva a los editoriales y contenidos de prensa. De todas formas, lo que tengo claro es que, gracias a este moderno panorama, la presencia del público en el mundo de la información es más activa que nunca, si bien es un arma de doble filo, porque sirve a ciertos dirigentes para controlar también los gustos y preferencias de las masas y, por tanto, a los distintos sectores que las componen.
   Personalmente compruebo que sí soy leído en mi medio LA NOCIÓN porque recibo numerosos privados (eso que llaman privados y que antes era cartas al redactor, sin tanto afán enigmático o de exclusivismo como denota el vocablo). El caso es que no doy abasto. Supongo que yo mismo me he metido en este lío; gusta lo que escribo, hay personas que quieren comentar y esperan recibir respuesta.
   Me planteo —pido perdón— dejar de mantener correspondencia, porque si no, me veo absorbido por la actividad, por ejemplo, en Facebook, tan "bien" remunerada, ya que vivo de lo que escribo. Supongo que se me comprenderá.
   A veces recibo sorpresas dignas de mención especial o que te llegan al alma de forma cordialmente punzante. Destaco algo por la relevancia de una persona y porque aquello que parecía tan grave, al final, en realidad, no lo era tanto. Sin citarla, y con su permiso, reproduzco lo que me ha espetado: «Hola, Yago, siempre que te leo, pienso cuánta energía transmites. Tus crónicas algunas veces hasta me han enfadado, incluso en una ocasión te escribí que estabas tan equivocado que ni siquiera me molestaba en corregirte, pero al final he comprendido que tú no vas de columnista prepotente ni te importa imponer tu verdad, sino que sencillamente eres un tipo entusiasta de la vida». A pesar de la retranca que aún esconde esta presunta apología, me cae simpática y respondo que sí, que yo practico el más vivir.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia









Esta págna fue generada en 0,109 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción oTienda