La Noción
 
   Martes, 22 de Enero de 2019 - 11:01 am | Santos de hoy: Vicente, Anastasio, Víctor | Actualizado: 7:00 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en Google+ | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 09 Junio 2014

BALCÓN GLOBAL



SI LLEGASE a producirse el debate sobre la utilidad de la monarquía en España y la posibilidad de instaurar una república y de qué tipo sería, por ejemplo, presidencialista o no, nos enfrentaríamos al efecto dominó de una serie de transformaciones que podrían llevar a otra organización de estado. En ese mismo debate se hablaría de si la constitución patria ya está agotada y se precisa redactar otra nueva. La figura del rey, hoy mismo, es un parapeto para los grandes partidos. Pero las continuas manifestaciones en las calles no van en ese mismo sentido y cada vez más el individuo percibe que puede decidir más, que puede ser algo más que un voto o un número. La cuestión más determinante sería la distribución más ecuánime de la riqueza. ¿Qué se puede hacer hoy en España con un paro tan descomunal y un empleo tan precario que no permite a mucha gente disponer de lo preciso para una calidad de vida presente y acumular aportaciones para una jubilación futura? Es el disfraz de la miseria en el que está inmerso el país. Por eso frente a la inercia de poder del PP y PSOE —que, sin expresarlo, esperan llegar a un tipo de acuerdo que permita su hegemonía como hasta ahora, momento en que se produce el gran malabarismo de una hábil segunda instauración de la monarquía— la sociedad debe seguir luchando para conseguir el gran cambio de sistema que de sí mismo surge. Como es evidente, la democracia reside en los deseos de la mayoría. Parece fácil, pero lo hacen complicadísimo. El futuro es tema de todos, y exige lucha. Si uno mismo aún no está preparado para contribuir en favor de un nuevo sistema, ha de hacerlo del mismo modo porque la propia sociedad de su entorno le impele y le apela, y le proporcionará todo aquello que falte, restaurando de forma natural las carencias. No se trata de aceptar la miseria camuflada, como se pretende, ni de asumir una glorificación sentimental de la pobreza, sino de prosperar de veras y, también, servir primero a quienes sufren, privilegiar a los grupos más deprimidos, favorecer una Renta Básica y la prosperidad social. Todo es posible si realmente hay voluntad.












Esta págna fue generada en 0,094 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Prensa y Revistas Prensa y Revistas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción