La Noción
 
   Viernes, 23 de Agosto de 2019 - 6:21 am | Santos de hoy: Rosa, Zaqueo, Ovidio, Riquilda | Actualizado: 3:35 pm
oTienda oTienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 22 Septiembre 2015

BALCÓN GLOBAL



QUIZÁ EN mí existe una parte íntima y muy particular, secreta, reservada para los más selectos amigos, quienes reciben lo más valioso que tengo y que tiene cualquier ser humano: un tiempo y una dedicación cualitativos, algo que entregas y no vas a recuperar. Das el gran denuedo en pos de la dicha, un bien que te engrandece a ti mismo más. Y el primero que lo recibe soy yo mismo en la vida real. La virtual es reflejo de lo que ya yo soy: un tío genial y risueño. Uno puede reconocer a sus amigos en los momentos procelosos, en las dificultades, en el peligro. Esos son los grandes.
   Mi mejor amigo soy yo. YO es un ser que decide, que es consciente, sabio y aventurado. Los yoes mundiales, en ese sentido, escasean, pero no son egocéntricos. La amistad se demuestra en la preocupación por el amigo, interesándose por su bienestar, por sus problemas y logros. Por esto procura reunirse, comunicarse o convivir con él. Un amigo es el que está en todo momento, el que te anima cuando estás decaído. Es en la turbación donde la amistad se pone a prueba. Cicerón sentenció con radicalidad: «Sólo en el peligro se conoce al verdadero amigo». La amistad se da en distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y trascendencia. Nace cuando las personas encuentran inquietudes comunes.
   Hay amistades que germinan a los pocos minutos de relacionarse y otras que tardan años en hacerlo. La auténtica amistad dura toda la vida. Podemos escribir cosas preciosas y no llevarlas a cabo. Con lo cual, me quedo en la metafísica, carente con probabilidad de sentimientos. Lo definitivo, crujiente y devastador es hacer que la practique el mundo gracias a tu empatía. Y tú, ser consciente de ello. De que tú lo causas. Valorarlo. Es en ese sentido en el que me adoro a mí mismo. Hay que saber diferenciar. Percibo como imprescindible un egoísmo primario para más vivir, como yo digo. Pero eso no nos convierte necesariamente en orgullosos empedernidos.
   Creo que me explico, pero con uno solo me entienda —yo mismo— ya me doy por satisfecho. Cierta dosis de vanidad es fantástica para sentir el gozo interno de la paz.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia









Esta págna fue generada en 0,094 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción