La Noción
 
   Domingo, 24 de Febrero de 2019 - 3:50 am | Santos de hoy: Modesto, Primitiva, Sergio | Actualizado: 2:12 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 23 Noviembre 2015

BALCÓN GLOBAL



CIERTO CONSENSO internacional se fragua en estos días con respecto a los bombardeos franceses contra el yihadismo. Francia pretende asentar un frente común que bendiga su respuesta bélica a los graves atentados del 13N. Una decena de días ha bastado para que el mundo cambie su percepción global y apruebe genérica y tácitamente la pena de muerte indiscriminada sobre el ser humano.
   Lo sarcástico es que por cada europeo vilmente asesinado van a morir vilmente asesinados docenas de musulmanes. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar que la existencia de individuos de esta ralea —capaces de autoinmolarse en público y llevarse por delante a unos cuantos infieles— proviene de la consideración intelectual de unos sabios que, oculta y deliberadamente, influyen sobre las mentes, ofreciéndoles una nueva tierra prometida?
   Al-Ándalus, en estricto sentido histórico, es una amplia extensión ocupada en Europa durante el medievo por los musulmanes. Aunque parezca increíble, ahí radica el éxito de este tipo de terrorismo. Es la lucha por los lindes, el sentido de la posesión territorial que por esas extrañas razones enfrenta a hermanos en una herencia. Les manejan, en el caso del yihadismo, con la magia de la posesión y con el dominio que va adherido a la violencia. Es la manida lucha con los moros y contra los moros, en nombre, a la sazón, del santo Santiago, el matamoros, hasta las legendarias hazañas del Cid limpiando con sangre árabe el suelo hispano.
   La historia, y no solo la religión, conduce a ciertos deseperados —a quienes previamente han despersonalizado y lavado el cerebro a conciencia— a estallarse ante la presión inconmesurable de occidente y del modo de vida occidental, inmerso en un modelo económico francamente moribundo.
   El fundamentalismo aprovecha esta situación para hincar la sobrevaloración de su ideología y para proclamar como valor absoluto algo subjetivo. Los kamikazes condicionan su vida al deseo de sus líderes. No consideran el contenido de lo que profesan sino el continente, es decir, el cerebro moral de quien proviene la orden. Sobre esa ambición debería incidir la acción represora, sobre la de los ideólogos fanáticos, que están libres de tacha.











Esta págna fue generada en 0,108 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción