La Noción
 
   Lunes, 21 de Octubre de 2019 - 7:47 pm | Santos de hoy: Úrsula, Celia, Viator, Hilarión | Actualizado: 6:48 pm
oTienda oTienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 12 Agosto 2014

BALCÓN GLOBAL



LA CALIDAD de vida homogénea —por la que tantos han muerto y por la que se ha luchado sin denuedo a lo largo de la historia— ha llegado a favorecer más a ciertas aristocracias indefinidas e incapaces de ver el atroz empobrecimiento social y, menos, de hacer algo loable por evitarlo. La cultura de ocio consiste en disponer de amplio tiempo para dedicarlo a actividades enriquecedoras del espíritu, mientras el esfuezo laboral para conseguir los bienes materiales precisos no debería superar las veinte horas semanales. El exacerbado individualismo, alimentado por un narcisismo inculcado desde el propio ámbito educativo, pervierte esa vida buena, es la pera en dulce de los grandes partidos políticos, la tácita obsesión por la fagocitación social sin interconexiones, individuos aislados componiendo una gran masa para evitar el auténtico bienestar genérico que estaría garantizado actualmente en cada persona con un ahorro disponible en su cuenta de, al menos, 6000 €; una salud pública atendida y la personal, fomentada y mantenida con buenos hábitos adquiridos; trabajo repartido (del que realmente existe) y bien remunerado para todos, algo muy factible en un nuevo sistema de distribución más equitativa de la riqueza; el respeto y la potenciación de la personalidad de cada uno; la armonía plena con la naturaleza y con una determinación ecologista; el empleo del ocio en temas humanísticos, culturales y solidarios, es decir con una proyección, de alguna manera, hacia el prójimo; y, por último, la garantía de seguridad. Los grandes partidos sólo son grandes porque una mayoría les ha votado, pero han traicionado esa disposición básica de vida buena y cultura de ocio, algo resbaladizo en lo que su vanidad no les permite reparar y que los propios tiempos ya no perdonarán. Dar la oportunidad en las urnas a opciones minoritarias y complementarias en esos sentidos ha sido ya materializada en las últimas elecciones europeas y las encuestas auguran aún mejores conquistas para los nuevos comicios nacionales en España, dentro de diez meses.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia









Esta págna fue generada en 0,109 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción oTienda