La Noción
 
   Miércoles, 02 de Diciembre de 2020 - 5:23 pm | Santos de hoy: Bibiana, Ponciano, Nono | Actualizado: 5:04 pm

Buscar en todas las noticias

Otienda Otienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro  App App   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  




Columna
Miércoles, 02 Abril 2014
  Calificación: 7 valoraciones, Valoración: 5.00 de 5

BALCÓN GLOBAL
Juan Carlos YAGO



UN POCO de vanidad es estimulante. Vanitas vanitatis, omnia vanitas est, todo es vanidad, reconoció el rey Salomón tras disfrutar del lujo y la lujuria, de las riquezas del mundo por el que pasamos tan efímeramente. Pero también puede ser un derecho. ¿A quién no le da felicidad la pura evanescencia de regodearse en el placer de la propia admiración o de la simple presunción personal? Muchos son poetas tan solo por los aplausos. Hoy las redes sociales son el escaparate más preciado de la vanidad, y su grado de implantación en cada individuo se puede medir por el número de instantáneas faciales y corporales que de sí mismo exhibe en estos medios. La vanidad encarrila al mundo de hoy del mismo modo que en el siglo pasado fue el impulso funesto del hombre hacia la ostentación. Se vende mucho lo que embellece vanamente el ego de las personas. Si todo en la vida al final es polvo, nada es consistente; vivir solo para morir entonces es insustancial y todo lo que hacemos, hueco, vacío y falto de solidez de la misma manera. Solo el apasionamiento desmesurado por esta integrante de la condición humana lleva a la arrogancia imbécil y al envanecimiento peligroso. La vanidad moderada y natural da vidilla a todo y es lo que más de moda está. Siempre estará de moda porque la moda misma es vanidad. Tanto en el hombre como en la mujer. Bien es cierto que las féminas se chiflan por todo lo que brilla, ellas mismas lucen al mismo brillo y atraen con su gloriosa exhibición y su presumida presencia, se visten y revisten de atractivo, de narcisismo y de la pura exaltación de la belleza. Es su sello de género, pero estoy convencido de que no existe obra humana sin un ápice de vanidad. ¿Y quién prefiere contemplar hosquedad, vulgaridad y simple funcionalidad? A todos nos atrae la perfección de formas, lo armonioso de la exaltación de las cualidades y la brillantez de la luminosidad. Y eso también es enamorar. El mundo necesita mucho amor. Sentirse bien consigo mismo es premisa para amarse a sí mismo, sin lo cual no te quieren los demás.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia




Comentarios Comentarios



Comentar
Aviso Aviso
Necesitas estar registrado/a para escribir un comentario.






Esta págna fue generada en 0.125 segundos.



LA TIRA CÓMICA DE LA NOCIÓN
Sandra


Tira cómica de Dilbert


Comentar/Comentarios
compartir



Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv
App App Las Columnas de La Noción Las Columnas Los Modelos de La Noción Modelos Tiras cómicas de La Noción Tiras cómicas

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción Otienda