La Noción
 
   Miércoles, 19 de Junio de 2019 - 1:11 pm | Santos de hoy: Sagrado Corazón, Gervasio, Protasio, Romualdo | Actualizado: 12:28 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 13 Abril 2015

BALCÓN GLOBAL



INOCUO NO es ningún medicamento. El personal sanitario suele ser testigo de hemorragias gastrointestinales causadas por antiinflamatorios y, también, de fatales desenlaces de personas ingresadas por el abuso de las medicinas.
   Desde que Eva y su pareja Adán incumplieron los mandatos de su creador y fueron expulsados del Paraíso, los males acechan a la humanidad. Es una de las historias de religiosidad que ayudan a adornar una realidad menos bucólica —la supuesta evolución del mono hacia el hombre— y que han tomado forma a lo largo de los siglos propulsando también guerras y terribles persecuciones. Así, los intereses de los fanáticos siembran de intolerancia y oscurantismo la vida humana en la Tierra. Ayer y hoy.
   Antes imperaban los dioses musculados y las heroínas virginales. Ahora —en un Olimpo para mí más adulterado, en el que se baten a muerte las multinacionales, los gobiernos y los ciudadanos de a pie— seguimos creyendo en similares dioses, sin ninguna duda. Después de todo, está visto que cualquier remedio puede ser considerado infalible e incluso milagroso para atajar el mal más patético que ataca a la sociedad actual: la impaciencia. Recurrimos a elaboradas fórmulas para olvidarnos lo más rápidamente posible de un dolor de cabeza; para alejar el insomnio o para evadirnos del exceso de peso.
   Se recurre abusivamente a los medicamentos como si estos tuvieran un don milagroso; no se concede al cuerpo y a la mente la última oportunidad para revisar un estilo de vida inadecuado. Apenas se presta oídos a un cuerpo automaltratado, incluso para darle esplendor en su aspecto, por ejemplo, con anabolizantes. Casi por inercia nos encomendamos a manos ajenas sin tiempo para caer en la cuenta de que, albergados en cada comprimido farmacéutico, pueden esconderse los dioses más mortíferos de todos.



Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia











Esta págna fue generada en 0,109 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción