La Noción
 
   Sábado, 19 de Octubre de 2019 - 5:40 pm | Santos de hoy: Isaac, Laura, Rosina | Actualizado: 1:45 pm
oTienda oTienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 18 Agosto 2014

BALCÓN GLOBAL



VIVIMOS los últimos coletazos de un sistema caduco cuyos miedo e incertidumbre provocan casos de esquilmación, latrocinio y estafa de personas como Jordi Pujol (con el acopio de comisiones ilegales) o de organizaciones como Caixa Cataluña (con el engaño de las preferentes y la deuda subordinada). Corremos el riesgo de que, como reacción, se pretenda súper globalizar la economía haciéndonos creer, por ejemplo, que nuevas imposiciones artificiales de las grandes potencias nos van a salvar. La auténtica economía postmoderna desecharía la especulación. Mientras no apliquen este concepto los bancos internacionales, jamás cesarán los bandazos; y las sorpresas bursátiles harán tambalear a grandes alianzas finacieras. El dinero debe estar al servicio del ser humano y jamás al revés. Que no nos engañen ni nos quieran hacer sentir que todo es muy complicado. Lo que se suele entender por globalización —erróneamente— está favoreciendo la desigualdad entre los países asentados económicamente y los que mantienen una deuda con algunos de ellos. Justo ahí el término ha corrompido su sentido: la ecuanimidad global entre los seres humanos. ¿Por qué lo llaman globalización cuando quieren decir predominio? La solidaridad empieza por los demás, no por uno mismo como suelen decir. Porque el futuro del mundo es tema de todos que, si no acudimos a una, más difícilmente se dará esa equidad mundial que es precisa hoy en día. Si uno mismo aún no está preparado para contribuir en favor de una humanidad fraterna, ha de hacerlo del mismo modo porque la propia sociedad de su entorno le impelerá, le apelará y le proporcionará todo aquello que le falte, restaurando de forma natural las carencias. No se trata de aceptar la miseria de ciertos países ni de asumir una glorificación sentimental de la pobreza, sino de servir primero a quienes sufren, privilegiar a las sociedades más deprimidas y comenzar una nueva vida en la que nadie padezca por enfermedad curable ni muera de inanición ni por falta de medios. Y, además, condonar las deudas.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia









Esta págna fue generada en 0,109 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción oTienda