La Noción
 
   Miércoles, 21 de Noviembre de 2018 - 12:54 pm | Santos de hoy: Presentación de María, Clemente | Actualizado: 12:46 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en Google+ | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Miércoles, 30 Septiembre 2015

BALCÓN GLOBAL



DESDE QUE el palabrejo ‘caloret’ se le ocurrió a una tal Rita Barberá en las últimas Fallas valencianas —quien tal vez fuese alcaldesa de la tercera ciudad española durante años y años, ahora desaparecida hasta como concejala de la oposición para escalar puestos más relevantes y mantenerse en el candelero— ha pasado casi medio año y un par de elecciones en España, pero a la postre seguimos igual que estábamos los ciudadanos de a pie. Los políticos mantienen su vida con respecto a la de la gente del pueblo en un estado similar. La apariencia mediática vibra entremedias con entusiasmado afán de sorprender con titulares que realmente no mueven conciencias. Los cambios son lentos y los nuevos partidos justifican sus escasas acciones en la relevancia de su representatividad.
   En política cualquier hecho informativo goza siempre de mayor relevancia que lo cultural, con apariencia más adusta. Aquí radica, sin embargo, el origen de la carestía. El periodismo le ha tomado la medida a la audiencia y ha sabido presentar las noticias políticas como un juego de ajedrez, casi siempre con la polémica de fondo. La noticias culturales son la pariente pobre, las relegadas, como para aburrir a la audiencia. Al mismo tiempo, las familias aspiran a una calidad de vida y a un bienestar que no va acorde a la separación de esos vasos comunicantes.
   Una cuota de comprensión social es precisa en estos días de movimientos migratorios en Europa, los refugiados que huyen de la guerra. Los políticos están ojo avizor para aprovechar el caudal de simpatías que puede producir su supuesta solidaridad. Pero siempre hay que leer entre líneas. Quizás alguien perciba cómo la sociedad de hace seis meses sigue siendo la misma, a pesar de que hemos pasado del 'caloret' a un campo de batalla humano más agrio y desolado, en un tablero de ajedrez bastante estratégico y poco real o convincente. Entre unos y otros la mataron y ella sola se murió. No es esto lo que esperábamos, es decir, que todo siga igual con distintas denominaciones. Vivir de apariencias es perjudicial para un país tan vital pero vapuleado como lo está siendo hoy España.












Esta págna fue generada en 0,109 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Prensa y Revistas Prensa y Revistas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción