La Noción
 
   Lunes, 27 de Mayo de 2019 - 5:16 am | Santos de hoy: Agustín de Cantorbery, Ranulfo, Eutropio | Actualizado: 1:57 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 09 Junio 2015

BALCÓN GLOBAL



AUNQUE SE han ocultado deliberadamente datos en los medios de comunicación, el número de suicidios en España ha aumentado. Y lo ha hecho por meras razones materiales. Hoy ya nadie se mata por amor. ¿O sí? La precariedad es, sin embargo, un motivo poderoso para acabar con la vida por voluntad propia. Muy triste es pasar hambre y sentirse inútil y menospreciado. Joaquín Sabina afirmó que, envuelto en su ufanía, jamás hubiera dicho que fuese a conocer la depresión. El porcentaje de sufrimiento que soporta el ser humano supera al ansiado placer que insistentemente busca. La felicidad completa es lo menos permanente que existe. ¡Cuántas y cuántas veces estimulamos nuestra tarea cotidiana con todo tipo de incentivos! Incentivos que van desde el más valioso —una buena carrera universitaria, un alto cargo directivo, una vuelta al mundo— al más banal. De esta manera marcamos el paso, vamos dejando huellas; en general, más bien estelas oscilantes para cumplir con la misión que se nos ecomendó por el mero hecho de nacer.
   Pero no siempre ocurre esto. En toda vida humana, haya sido afortunada en mayor o menor medida, llega al menos en una ocasión la terrible situación de la incertidumbre, del desengaño, del miedo, del terror, del asco, de la desesperación. Ya nada importa. Aquellos estímulos que nos empujaban se nos antojan absurdos. El individuo atraviesa por un túnel atosigante en el que la luz de la ilusión ya no brilla. Ya nada importa. Nada. Es decir, sí importa algo: importa ese terrible vacío, esa dolorosa oquedad inubicable, esa falta de alma. Es el infinito silencioso de un universo huero, donde se afila el cuchillo de la angustia. Importa de tal manera que viene a la mente la terrible idea de poner fin a la vida. Es en este momento cuando se vislumbra un bosquejo de ilusión: la muerte. Esa ilusión va en aumento y es poderosa.
   Sin ilusión ni siquiera habría suicidios. De ilusión también se vive... y se muere. Deseo que el repertorio de ilusión sea más variado y se opte por otras salidas más halagüeñas.



Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia











Esta págna fue generada en 0,096 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción