La Noción
 
   Lunes, 21 de Octubre de 2019 - 7:39 pm | Santos de hoy: Úrsula, Celia, Viator, Hilarión | Actualizado: 6:48 pm
oTienda oTienda   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 07 Octubre 2014

BALCÓN GLOBAL



PRINCESAS Y príncipes no suelen estar exentos de necesidad emocional. Ahora se habla mucho de inteligencia emocional precisamente porque cada vez hay más personas —en esta sociedad saturada de información— que ven atacadas su configuración sentimental, la prioridad de sus sensaciones vitales y su capacidad de entender por qué sufren o gozan. Todos somos reyes de nuestra propia vida, salvo que no sepamos manifestar comportamientos inteligentes en ella. La inteligencia es un bien valioso pero por sí misma no sirve; puede ahogarnos. Es nuestro uso de ella lo que nos salva o nos condena. Y está también el poderío inmenso que todos tenemos dentro y que, a veces, desarrollamos sorprendentemente en situaciones límite. He tenido la oportunidad de seguir algún caso personal como el de una mujer menuda, contundente y expresiva que está dispuesta a luchar contra viento y marea por conseguir sus objetivos en la vida, a pesar del vapuleo existencial que ha recibido. «La vida o los secuaces de ella —así reflexiona— me han arrebatado cosas materiales esenciales no totalmente prescindibles. Que se las queden. Pero han intentado privarme de cosas emocionales, romper vínculos, deshacer apegos. ¿Qué ha pasado? Que no han podido. El amor es incombustible, indestructible, infranqueable y no imponible. Gracias, vida; gracias, desalmados. Sigo fuerte, sigo en pie recibiendo amor y dando cariño». Quien pueda hablar a sí o sentir esa energía sabe lo que aquí se cuece: la autenticidad, la nobleza y la capacidad humana para vencer a la molicie, a la degradación y la maleabilidad en la que se encuentra la sociedad actual, hecho que aprovechan los más fuertes para manejar el cotarro a su antojo sin apenas resistencia porque el forraje indeseable no deja ver el cielo.
   Pero siempre habrá primeros entre iguales, esos príncipes y princesas que podan la incomprensión y animan e impulsan al resto a recuperar la civilización escondida entre hojarasca y enredaderas perniciosas.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia









Esta págna fue generada en 0,125 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
El tiempo El tiempo Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción oTienda