La Noción
 
   Lunes, 27 de Mayo de 2019 - 7:51 am | Santos de hoy: Agustín de Cantorbery, Ranulfo, Eutropio | Actualizado: 1:57 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Miércoles, 20 Agosto 2014

BALCÓN GLOBAL



UNA DECENA de días para que acabe el mes estival y vacacional por antonomasia, mes de esos amores de verano, de esas aceleraciones del corazón, de ese nerviosismo cuando menos conviene, de esas mariposas en el estómago, de esa miscelánea de miedo e ilusión, de dudas y valentías que a buen seguro tantos han experimentado y están experimentando ahora mismo. Una decena de rosas quiere ser esta columna hoy para algunos corazones rotos. Porque, a veces, del mismo modo que ha llegado, ese amor se va. La vuelta al trabajo, que tiene también su cuadro médico diagnosticado —el síndrome postvacacional—, ayuda a olvidar los amores estivales mientras pega en el rostro ese aire que dicen es fresco en agosto y se pone tierra de por medio y, sobre todo, tiempo, el mejor y gran aliado para aliviar estos dolores emocionales de temporada. Cuando alguien está involucrado en una relación, es duro abandonarla así, de cuajo; los sentimientos no se olvidan tan fácilmente incluso cuando se ha sobrepasado ya esa zona inicial del enamoramiento virulento. Cuando un amor se despide llorando a mí me gustaría ser una lágrima suya, pero no una lágrima en acto, sino una interna, silente, que habite sus ojos para verlo todo a través de ellos y hacer que se sienta bien siempre. Eso que llamamos corazón roto precisa de un tiempo para restablecerse. El clásico clavo que saca otro clavo tiene su efectividad, se suele hacer. Pero, dadas las fechas que se avecinan, refugiarse en el trabajo es lo más corriente... y relacionarse más con las amistades. De todas maneras lo mejor es estar enamorado siempre o, al menos, mirar con el brillo que se mira en el enamoramiento. Una de las esencias del amor es la comunicación y la generación mutua de energía. Siempre. Porque por gran interés que alguien muestre a otra persona, si no hay reciprocidad alguna, al final se extinguirá. Esa energía, esa comunicación y esa magia es lo que precisamos para enfrentarnos a septiembre y seguir superando las pruebas que nos pone la vida.


Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia











Esta págna fue generada en 0,125 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción