La Noción
 
   Domingo, 26 de Mayo de 2019 - 6:06 pm | Santos de hoy: Eleuterio, Zacarías, Cuadrado, Simitrio | Actualizado: 1:57 pm
La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 29 Diciembre 2014

BALCÓN GLOBAL



Solo profeso una religión. Y es muy sencilla: hasta que no haya ni un solo ser humano que sufra por enfermedad curable en cualquier parte del planeta; hasta que no exista ni un solo ser humano que muera de inanición; hasta que no pise la Tierra cualquier ser humano que padezca por algo que no ha de padecer ni la mayoría padece, tanto en el tercer mundo como en el "primero"; hasta que la equidad sea realmente mundial; hasta que los ricos sepan que pudieron haber nacido pobres; hasta que nadie tema a la muerte; hasta entonces, mi religión no me dejará tranquilo. Y, cuando eso llegue, creo firmemente que todos veremos a Dios. Esta es mi religión. En negrita lo puedo poner, pero no más claro. Es lo que llamo ser chamán natural, aparte de mi oficio de columnista —lo preciso para comer— y los negocios.
   Sentirme como soy desde que nací: cosmochamán, o sea, saber que me asemejo a cualquier otro ser humano, que nadie es más que nadie y que el universo me cobija a mí tanto como a cualquiera... y a los animales (los compañeros de ese otro reino olvidado). Soy rey. Rey de la religión más humana, más auténtica y más natural del mundo: la de la vida. Alguien que cuida, dentro de sus posibilidades, en mi ámbito, de que todo gire mejor y en el mismo sentido que la bondad del universo. ¿El universo es amistoso? Albert Einstein diría que sí. Lo es. La amplitud y generosidad telúricas, aquí mismo, en este hogar que nos cobija hoy a más de siete mil millones de seres humanos, es infinita, inabarcable. Por eso el mal solo puede hacer de las suyas si le dejamos. Y por eso soy lo que soy. Esta es mi religión, para quien no lo sabía. Lo cuento en Navidad porque es la festividad más abarcadora del mundo. Y de esto se trata: de la mundialidad del género humano al completo; no unos pocos elegidos, no. La verdad es que 2014 ha sido un año bonito en lo personal, fantástico. Pero para el mundo aún falta mucho: ¡casi todo! Este humilde articulista vaticinó el 2022: la locura del nuevo orden mundial o, a la contra, la justicia.



Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en linkedinCompartir Noticia











Esta págna fue generada en 0,094 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Buscador Web Buscador Web Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción